COMENTARISTAS

miércoles, 24 de mayo de 2017

Antes de que digas te quiero - Victoria Vílchez


Sinopsis
Lucía no había vuelto a pensar en Asher, el vecino que le robó su primer beso cuando vivía en Londres con su familia, pero cuando viaja hasta allí para visitar a sus padres y se lo encuentra frente a su antigua casa, los recuerdos no tardan en regresar. Sin embargo, Lucía va a darse cuenta muy pronto de que Asher oculta mucho más de lo que muestra, y que puede que no quede nada del chico tímido y de mirada triste que conoció tiempo atrás. Entre canciones y cuentos de hadas, ambos se verán arrastrados por una complicidad que creían olvidada y por más pasión de la jamás hayan llegado a sentir por nadie. Pero, en ocasiones, volver al pasado trae consigo recuerdos demasiado dolorosos. ¿Quién se arriesgaría a enamorarse si todo lo que te ha traído el amor hasta ahora ha sido sufrimiento?
_______________________________________

¿Os he comentado alguna vez lo que más me gusta de los libros de Kiwi de sus ediciones, aparte de las portadas tan bonitas que tienen? ¿No? Pues es que son unos libros que se leen muy fácilmente, son blanditos y tiernos, casi no pesan (por lo que se pueden llevar a cualquier parte) y son comodísimos.

Esta es la tercera historia de la serie ‘Antes de’ que nos presenta Victoria Vílchez. En este caso nos toca conocer en más profundidad a Lucía, la prima de Jota. Y conoceremos a Asher, el chico de los ojos tristes.


Antes de que digas te quiero está narrado en su mayor parte por Lucía y en pasado aunque también hay algunos capítulos salpicados contados por Asher pero que hacen que la historia en torno a él sea más misteriosa si cabe.

A la mayoría de los personajes ya los conocíamos de los libros anteriores, por eso es muy importante leer en orden la serie para no perdernos nada ni comernos ningún spoiler.

Este libro me ha gustado más que la historia de Jota y Becca por varias razones. La primera es que durante la lectura he vuelto a pasear por Londres después de mi visita el paasdo noviembre. Es como si acompañara a los personajes en sus andanzas por allí.

Otra razón es que Asher me ha gustado más que Jota. Si leísteis mi reseña de Antes de que decidas dejarme, sabréis que no terminé de entender a Jota, no me terminó de convencer. Y, aunque Asher se pueda asemejar un poco a Jota con sus idas y venidas, me ha llegado más y me ha gustado mucho más. Ya me advirtió Victoria no recuerdo si por instagram por twitter o por qué red social que Asher era adictivo y cuánta razón tenía.

A todo esto, no os he contado que me había apuntado a la lectura conjunta que organizó Victoria Vílchez en su FB. Sí, me apunte pero ya sabía yo de antemano que no iba a seguir las tandas de lectura. En las dos primeras comenté pero luego ya fui por libre hasta acabar el libro. Saltándomela a la torera con premeditación y alevosía.

Me ha gustado la relación que se crea entre ellos dos y eso que Lucía se deja llevar en muchas ocasiones sin plantarse ante lo que le preocupa o lo que quiere saber. Y es este punto lo que no me ha terminado de convencer de ella, que deja pasar todo eso por estar con él.

Una cosa que no me ha gustado del libro, por ponerme quisquillosa, es la cantidad de veces que usa la autora la expresión 'no era que' que se repite a lo largo de todo el libro bastante.

Me ha gustado poder volver a Londres, aunque haya sido de forma figurada en este libro; me ha gustado la historia con la parte de misterio en torno a Asher (aunque algo me barruntaba por las pistas que va soltando Victoria en boca de Lucía y del propio Asher a lo largo de la historia); los personajes secundarios, que no es que tengan mucho recorrido pero, por ejemplo, Tony es muy gracioso. O Rob, ese rompecorazones en potencia. Y luego hay escenas que te dejan toda loca, como el primer encontronazo que tienen Lucía y Asher en el camerino o esa ducha...

Antes de que digas te quiero es un libro que me ha gustado mucho, con el que he disfrutado, que no podía parar de leer y que me ha durado dos ratos. Muy recomendable para quien ya haya leído los libros anteriores de la saga y para los incondicionales de Victoria.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
Otras reseñas de la autora:
(Serie 'Antes de' 1 y 2) Antes de que digas adiós/Dime que bailarás conmigo
(Serie 'Antes de' 3) Antes de que decidas dejarme
Fuego y espinas
(Quiéreme 1) No me quieres, no te quiero
(Quiéreme 2) Si me dejas quererte
(Una estación contigo 1) Más que un verano


 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

lunes, 22 de mayo de 2017

Nunca digas siempre - Jennifer L. Armentrout


Sinopsis
Ella aprendió que el silencio era su mejor arma. Él juró que siempre la protegería. Ambos comparten un terrible pasado, que los llevó a forjar un vínculo indestructible. O eso creían ellos. Porque sus caminos se separaron abruptamente hace cuatro años. Mallory y Rider llevan todo ese tiempo tratando de superar las terribles experiencias vividas en un hogar de acogida. Intentando construir un futuro. Tratando de olvidar. Pero ahora, justo cuando creían estar dejando el pasado atrás, Mallory y Rider acaban de reencontrarse en el instituto y descubren que el intenso vínculo de infancia sigue ahí… al igual que las heridas. Enfrentados a la fuerza de sus sentimientos, Mallory y Rider deben decidir si seguir aferrados a las mismas armas que les ayudaron en el pasado o arriesgarse a construir algo nuevo en un futuro incierto. Un relato luminoso sobre una joven valiente que lucha por expresar su verdad desde un refugio de silencio. Quédate a escuchar la voz de Mallory. No te arrepentirás.
_______________________________________________

Este libro estuve a punto de comprármelo en italiano cuando me enteré que Puck lo publicaba en español. Me alegré un montón porque, aunque entiendo bastante bien el italiano, siempre se me escapan cosillas. Y así, en español, no me iba a pasar.

La portada no me gusta mucho que digamos, con lo bonita que es la original podrían haberla respetado. Porque, además, esa chica de la portada no representa a la protagonista, que es pelirroja.

Dicho lo cual, vayamos a la historia en sí. Nunca digas siempre está narrado en primera persona por Mallory, nuestra protagonista, y en pasado. Será ella la que nos conduzca a través de esta historia tan dura en ciertos momentos que nos ha planteado Jennifer L. Armentrout para la ocasión.


Será precisamente con las palabras de Mallory, esas que tanto trabajo le cuesta decir delante de la gente, y más si no es conocida, cuando conoceremos a Rider y la evolución que tendrán ambos a lo largo de las páginas y cómo será la historia de ellos dos además de ese pasado que tienen en común.

No es, de los libros que he leído hasta la fecha de Jennifer L. Armentrout, mi favorito pero me ha gustado bastante. Algunos momentos son muy emotivos y otros bastante duros. Pero la historia en líneas generales es muy bonita y me ha gustado bastante.

Con los personajes secundarios he tenido mis más y mis menos. Tanto los amigos de Mallory como los de Rider me han gustado y me lo he pasado bien con ellos porque eran los que daban un punto de humor en la historia tan seria y tan intensa.

Pero los que no me han terminado de cuadrar han sido los padres adoptivos de Mallory. Me han parecido demasiado controladores y muy poco permisivos. Que vale que las circunstancias de Mallory son especiales y muy singulares pero no creo que el que estén todo el día encima de ella dirigiéndole la vida como lo hacen sea lo más favorable para su caso.

Paige también me ha gustado dentro de su papel. Es una chica directa y clara que lucha por lo que quiere. Y que dice las cosas a la cara como son. Es justo lo contrario que Mallory y cuando, en cierto punto del libro, se encara con ella y le canta las cuarenta, tiene mucha razón en casi todo lo que le dice. Otra cosa los motivos por los que se las dice.

Nunca digas siempre es un libro que me ha gustado, con el que me he reído, me he emocionado y he sufrido y que le recomiendo a todos los seguidores de la autora.

¿Lo conocíais?
¿Lo habéis leído? ¿Os llama la atención?
Contadme
 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg

viernes, 19 de mayo de 2017

Besos de libro #148 Tiempo de promesas (II)



Jimena rodeó el cuello del conde con los brazos para sostenerse, apretando su cuerpo joven contra cada protuberancia y sintiendo que un calor abrasador comenzaba a deshacerle las entrañas ante aquella dulce humedad que mordisqueaba sus labios.
Fue cuando él decidió que la delicadeza se había acabado, con un gruñido encendido, cercó su cintura y la mantuvo inmóvil, pidiendo paso con una profunda embestida de su lengua.
Los ojos de Jimena se abrieron desmesurados por la sorpresa, instantes antes de que un lánguido gemido se le escapara. Tenía la espalda arqueada y los pechos comprimidos, no había ni una sola porción de piel que no estuviera pegada al cuerpo de su prometido. Aquello no era un beso, era un acoso y derribo en toda regla. Un asedio sin paliativos por el que perdió sus temores, su confusión y parte de su alma.
Un desconocido instinto despertó para decirle que podía dejarse llevar por él. Abrió la boca lentamente, acogiendo en su interior la exquisita rugosidad de aquella lengua y moviendo la suya con timidez.
El hombre pareció muy complacido por aquella reacción. La apretó con más fuerza. Quería prolongar en instante hasta el infinito, pero el sentido común de Jimena regresó  de golpe.
No tuvo dificultad en apartarle para poder recuperar un ritmo adecuado de respiración. Aturdida, desconcertada y demasiado consternada como para comprender lo que acababa de sucederle, se tocó los labios, como si así pudiera borrar todo rastro de aquel beso.
-¿Qué habéis hecho? –exclamó, a un paso de echarse a llorar por su debilidad.
-Sosiégate. –El conde apoyó una mano en su mejilla, creyendo que los escalofríos se debían al miedo-. No pretendía asustarte.
-Entonces, ¿qué pretendíais?
-Exactamente lo que he conseguido. –Deslizó la boca hasta su oído. Jimena escuchó su respiración agitada y espesa-. Ahora sé, sin ninguna duda, que no te desagrado. Jimena, mi preciosa Jimena… Cuánto he ansiado tenerte así, dulce y dispuesta –musitó, tomando su rostro para obligarla a mirarle-. A partir de este momento, nada un nadie logrará separarnos.
Rozó de nuevo sus labios, pero ella se apartó. Si no lo hacía, el cuerpo la traicionaría, y  la mente… ¿En qué andaba su mente para permitirle actuar de ese modo? ¡Tenía que decir algo que rompiera el hechizo! ¡Rápido!
-Vuestra barba. Es muy áspera.
-Eso tiene fácil arreglo.
No. aquella no había sido la frase más adecuada. Jimena inclinó la cabeza y retrocedió.
-Pero haréis pensado que soy una…
-Una mujer. Sin más adornos –la interrumpió él, con un susurro lleno de intensidad-. Mía.
-Vuestro comportamiento ha sido inapropiado –le regañó, con tan poca convicción que provocó una carcajada-. Me habéis arrancado un… beso.
-¡¡Martín!!! ¡Don Hernán y sus hermanos nos esperan! ¿Se puede saber que estás haciendo ahí arriba?
El sueño en el que Jimena había estado flotando desapareció, para estamparla contra el suelo de la realidad al escuchar aquella voz. Demasiado confundida y perpleja como para reaccionar adecuadamente, miró hacia el patio de armas para ver a un hombre que hacia señas al que había creído su prometido.
-¿Martín? –preguntó-. ¡¿Martín?!
El respondió con una leve inclinación de cabeza. Le vio alejarse para acudir a la llamada, pero todavía pudo escuchar con claridad sus últimas palabras.
-Me propongo arrancarte mucho más que un beso, niña. Tenlo presente.


Tiempo de promesasElena Garquin

 photo 34fd7a51-3c8a-424f-aaaf-16546c7ad2a6_zpsdaed94d2.jpg